Las crecederas y sus síntomas

Sobre todo en la pubertad, existe cierto nivel de riesgo a sufrir una irritación y dolor importante en la tuberosidad tibial (inserción inferior del tendón rotuliano) como consecuencia de las tracciones repetidas que realiza el tendón rotuliano en su inserción tibia. Este problema, comúnmente llamado “crecederas” suele ser más frecuente en jóvenes que mantienen un elevado nivel de ejercicio físico.

Las principales síntomas de esta patología son fuertes dolores que se prolongan en el tiempo y que habitualmente desaparece al cabo de unos meses, o en algunos casos un año.

En lo que respeta al tratamiento lo habitual es inmovilizar la zona, aunque en ocasiones con un vendaje infrapatelar suele llegar.

Si a pesar de leer este post, tenéis cualquier duda sobre este tema, o cualquier otro no dudéis en contactar con nosotros. Contamos con un gran grupo de profesionales que estarán encantados de poder ayudarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*